BIENVENIDO A MI NUEVA PÁGINA, UN LUGAR DE ENCUENTRO...

He reflexionado mucho, antes de tomar la decisión de crear esta nueva página. 

 

En el mundo de Internet existen infinitas posibilidades de comunicación entre las personas. ¡Ha sido el mayor avance de todos los tiempos! Pero también uno de los negocios más lucrativos. No ignoro que todo está en Internet...

Lejos de mi intención hacer negocios a través de Internet. 

 

Lo que fue, es y será es mi propósito de contar con un medio de intercambio de ideas sobre temas que nos deberían preocupar a todos. Quizá hasta ahora no supe esquematizarlos bien, y una buena parte de la vieja página era el fruto de mis contribuciones.

 

A partir de ahora, no solamente contará con mis ideas y supervisión, como es natural, sino que acudiremos a temas publicados en otros medios, con el fin de enriquecer la página. Todos podremos aportar ideas sobre un tema determinado, tan solo con observar las normas éticas y ceñirse a los temas sobre NATURALEZA Y DEMOCRACIA.

 

Con respecto al CopyWrite de las publicaciones insertadas en mi página, procedentes de otros medios -citados-, en caso de no contar con su autorización, les ruego me lo comuniquen a la mayor brevedad posible y procederé a eliminar definitivamente su contenido y todo lo que con él se relacione.   

 

                                         ****************   

 

SABIAS QUE ....

 

¿Sabías que según el informe de WWF/Adena, Planeta Vivo, desde 1.970, es decir, en un período de 40 años, han desaparecido el 52 por ciento de las especies?

 

¿Sabías que el antílope de las estepas, el saiga (Saiga tatarica), fue reducido a un centenar de individuos durante la primera mitad del siglo XIX, por culpa de una caza atroz, y que luego se recuperó gracias a una estricta protección?

 

¿Sabías que la industria de los biocombustibles y las guerras en Africa y Asia están en el  origen de la masiva emigración a España y al resto de Europa?

 

¿Sabías que hasta la fecha ya se han expoliado en Africa alrededor de 67 millones de hectáreas para dedicarlas al cultivo de caña de azucar, aceite de palma, etc., condenando a los antiguos propietarios de tierras a una vida miserable?

 

¿Sabías que muchos países europeos siguen saqueando Africa, como lo han hecho durante siglos, en busca de minerales y metales preciosos para el disfrute de cosas tan simples como los móviles?

 

¿Sabías que diariamente se destruyen en la amazonía el equivalente a 8.600 campos de fútbol de selva virgen, habiendo desarraigado o exterminado a muchos pueblos que de ella vivían?   

 

¿Sabías que la tasa de extinción actual es de unas 1.000 a 10.000 veces más rápida que la que prevaleció en los últimos 60 millones de años?

 

¿Sabías que las aves ligadas a medios agrarios han descendido un 30 por ciento, debido a la agricultura extensiva, que suprime los setos y los bosques de ribera, además de emplear pesticidas?

 

¿Sabías que anualmente son capturados alrededor de 5.000.000 de fringílidos (jilgueros, pardillos, verderones, etc.) para enjaularlos de por vida y presentarlos a concursos de canto?

 

¿Sabías que los cazadores españoles acaban con la vida de unos 20 millones de animales al año?

 

¿Sabías que uno de cada 3 niños españoles vive en riesgo de pobreza, es decir, 2.500.000, un 30 por ciento?

 

¿Sabías que el 21,1 por ciento de los españoles vive por debajo del umbral de la pobreza?

 

¿Sabías que desde 2.008 más de 300.000 jóvenes españoles se han ido a trabajar al extranjero? 

 

¿Sabías que el hambre en el mundo alcanza a 870 millones de personas y la capacidad productiva del planeta podría alimentar a casi el doble de su población, es decir, a 14 mil millones?

 

Finalmente, ¿sabías que el llamado cambio climático provocado en gran medida por el hombre, haría desaparecer Shangai, Calcuta, los alrededores de Beijing, Los Países Bajos, Florida,  la Bahía de San Francisco y otras poblaciones del mundo, en donde viven alrededor de 60 millones de personas? ¿Sabías que la subida del nivel del mar –que en el Caribe sería de 40 centímetros en  2060 -, provocaría la disminución de la cantidad de agua dulce necesaria para la vida, que el aumento del calor haría aparecer plagas de insectos desconocidos hasta la fecha, que la población vegetal y animal  se desplazaría más al norte, que las enfermedades respiratorias, cardiovasculares, etc., aumentarían y que, además, desaparecerían muchas especies de animales....? 

 

(Recopilado por Sergio Reinaldo – NATURALEZA Y DEMOCRACIA- 11-1-17)

 

                                **********************

 

                                        SEOBIRDLIFE

PETICIÓN: PROHIBICIÓN DE LA CAZA EN ESPAÑA

CARTA DEL GRAN JEFE SEATTLE, DE LA TRIBU DE LOS SWAMISH, A FRANKLIN PIERCE, PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA.

 

 

En 1854, el Presidente de los Estados Unidos de América, Franklin Pierce, hizo una oferta por una gran extensión de tierras en el noreste de los Estados Unidos, en la que vivían los indios Swaminsh, ofreciendo en contrapartida crear de una reserva para el pueblo indígena.

 

La respuesta del Jefe indio Seattle, que trascribimos a continuación, ha sido considerada, a través del tiempo como uno de los más bellos y profundos manifiestos a favor de la defensa del medio ambiente.

 

El Gran Jefe de Washington envió palabra de que desea comprar nuestra tierra. El Gran Jefe nos envía también palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos mucho esta delicadeza porque sabemos la poca falta que le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco vendrá con sus armas de fuego y tomara nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington puede confiar en la palabra del Gran Jefe Seattle, con la misma certeza que confía en el retorno de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas del firmamento. ¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra?, esta idea nos parece extraña. Si no somos dueños de la frescura del aire, ni del brillo del agua, ¿Cómo podrán ustedes comprarlos? Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo, cada aguja brillante de pino, cada grano de arena de las riberas de los ríos, cada gota de rocío entre las sombras de los bosques, cada claro en la arboleda y el zumbido de cada insecto son sagrados en la memoria y tradiciones de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo los recuerdos del hombre piel roja. Los muertos del hombre blanco olvidan la tierra donde nacieron cuando emprenden su paseo por entre las estrellas, en cambio nuestros muertos, nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas, el venado, el caballo, el gran águila, todos son nuestros hermanos. Las escarpadas montañas, los húmedos prados, el calor de la piel del potro y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia. Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco de Washington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco nos dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir cómodamente. El se convertirá en nuestro padre y nosotros en sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no es fácil, ya que esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua cristalina que escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es solamente agua, sino también la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus hijos que ella es sagrada y que los reflejos misteriosos sobre las aguas claras de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua de los ríos es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan a nuestras canoas y nos dan peces para alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deberán recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también los suyos, y por tanto deberéis tratar a los ríos con la misma dulzura con que se trata a un hermano. Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. Tanto le importa un trozo de nuestra tierra como otro cualquiera, pues es un extraño que llega en la noche a arrancar de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemiga y una vez conquistada la abandona, y prosigue su camino dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle nada. Roba a la tierra aquello que pertenece a sus hijos y no le importa nada. Tanto la tumba de sus padres como los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la tierra y a su hermano, el cielo, como cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos o collares que intercambian por otros objetos. Su hambre insaciable devorará todo lo que hay en la tierra y detrás suyo dejaran tan sólo un desierto. Yo no entiendo, nuestro modo de vida es muy diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena los ojos del piel roja. Tal vez sea por que el hombre piel roja es un salvaje y no comprende nada. No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar como se abren las flores de los árboles en primavera, o el movimiento de las alas de un insecto. Pero quizás también esto se deba a que soy un salvaje que no comprende bien las cosas. El ruido de las ciudades parece insultar los oídos. Y yo me pregunto, ¿ qué tipo de vida tiene el hombre si no puede escuchar el canto solitario del chotacabras, ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un lago?. Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie del lago, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía, o perfumado por la fragancia de los pinos. El aire es algo precioso para el piel roja, ya que todos los seres comparten el mismo aliento, el animal, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no siente el aire que respira, como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor. Si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros antepasados el primer soplo de vida, también recibió de ellos su último suspiro. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deberán conservarlas sagradas, como un lugar en donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas. Queremos considerar su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto miles de búfalos pudriéndose en las praderas, abandonados allí por el hombre blanco que les disparo desde el caballo de hierro sin ni tan solo pararlo. Yo soy un salvaje y no comprendo como el humeante caballo de hierro pueda importar más que el búfalo al que nosotros solo matamos para poder vivir. ¿Qué sería del hombre sin los animales? Si todos los animales fuesen exterminados, el hombre también perecería de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra a los animales pronto habrá de ocurrirle también al hombre. Todas las cosas están relacionadas entre si. Deben de enseñarle a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros antepasados. Digan a sus hijos que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestro pueblo, a fin de que sepan respetarla. Es necesario que enseñen a sus hijos, lo que nuestros hijos ya saben, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que ocurra a la tierra, le ocurrirá también a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen en el suelo, se están escupiendo así mismos. Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la tierra. . Esto es lo que sabemos: todas las cosas están ligadas como la sangre que une a una familia. El sufrimiento de la tierra se convertirá en sufrimiento para los hijos de la tierra. El hombre no ha tejido la red que es la vida, solo es un hilo más de la trama. Lo que hace con la trama se lo está haciendo a sí mismo. Nuestros hijos ha visto como sus padres eran humillados mientras defendían su tierra. Nuestros guerreros han sentido vergüenza, y ahora pasan sus días ociosos, mientras contaminan sus cuerpos con comida dulce y agua de fuego. Importa poco donde pasaremos el resto de nuestros días, no son demasiados. Unas pocas horas, unos pocos inviernos y ninguno de los descendientes de las grandes tribus que alguna vez vivieron sobre esta Tierra, estarán aquí para lamentarse sobre las tumbas de una gente que un día tuvo poder y esperanza. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, quedará exento del destino común. Quizás seamos hermanos a pesar de todo, ya se vera algún día. Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco tal vez descubra algún día, el Dios nuestro y el de ustedes es el mismo Dios. Ustedes creen que Dios les pertenece, de la misma manera que desean que nuestras tierras les pertenezcan, pero no es así. Él es el Dios de todos los hombres y su compasión se extiende por igual entre los pieles rojas y los caras pálidas. Esta tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su Creador y se provocaría su irá. También los blancos se extinguirán, quizás antes que todas las otras tribus. Contaminan sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios desechos. Ustedes caminan hacia su destrucción rodeados de gloria, inspirados por la fuerza del Dios que los trajo a esta tierra y que por algún designio especial les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos porqué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se impregnan los rincones secretos de los densos bosques con el olor de tantos hombres y se obstruye la visión del paisaje de las verdes colinas con un enjambre de alambres de hablar. ¿Dónde está el matorral? Destruido ¿Dónde esta el águila? Desapareció Es el final de la vida y el inicio de la supervivencia.

 

                                     ********************

 

EL LEGADO DE FÉLIX RODRIGUEZ DE LA FUENTE

En la convulsa sociedad de los años treinta, poco espacio quedaba para que los españoles nos preocupáramos de los temas ecológicos. La Naturaleza estaba allí donde había estado siempre: al servicio de los propietarios de los  cotos de caza y fincas privadas. El exterminio de la fauna molesta comenzó con las leyes franquistas, como todo el mundo sabe, pero tampoco se ha detenido hasta la fecha.

 

Sin embargo, en la historia de los pueblos siempre se produce algún alumbramiento para mitigar las desgracias. En este caso fue el 14 de marzo de 1.928, con la venida al mundo en Poza de la Sal (Burgos), de un hombre que habría de influir de forma decisiva en el concepto que se tenía de ecología y conservación de la naturaleza a partir de la muerte de Franco.

 

Félix Rodríguez de la Fuente podríamos muy bien decir que llevaba sangre de lobo en sus venas, pues la iba a necesitar para enfrentarse a estamentos como el antiguo ICONA, heredera de prácticas que nada tenían de ecologistas y mucho menos conservacionistas. El supo transformar poco a poco muchos conceptos equivocados de este país, como el de cazar todo cuanto volaba.  Supo, además, atraerse la simpatía incluso del propio Caudillo con sus prácticas de cetrería. En definitiva, pretendió resucitar aquella afición, propia del medievo. Su pasión por las aves rapaces y los lobos la llevaba desde la infancia, creemos que desde el instante en que miró al cielo en la comarca de la Bureba o escuchó por primera vez el relato de un pastor sobre los lobos.

 

Pero la misión para la que Félix estaba predestinado no hubiese podido llevarse a cabo sin su innata capacidad de comunicación, primero a través de la radio y más tarde en televisión. Además fue un disciplinado y ávido escritor, así como un enamorado del estudio de autores célebres en ecología y etología, como Konrad Lorenz, comenzando en su infancia con Jack London.

 

Félix Rodríguez de la Fuente fue un verdadero genio en una época en que los españoles soñábamos con la libertad; nos hizo comprender también que la libertad no es total sin una naturaleza bella, llena de vida, en la que cada cual tenga su nicho ecológico; una Naturaleza que de ninguna manera tenga que estar reñida o en competencia con la vida del ser humano. Tal vez fue un soñador, pero lo cierto es que en sus programas de radio y televisión logró llegar al corazón de muchos españoles. ¿Quién no recuerda alguno de los episodios de la serie El Hombre y la Tierra? Fue la serie más famosa de la televisión española, vendida a más de cincuenta países. Pero además está su obra escrita, entre las que se cuenta, La Enciclopedia de la Fauna, traducida a varios idiomas. Decir que desde su publicación todos los libros que describen la vida de los animales ya no lo hacen como antes, pues imprimió a sus relatos menos tecnicismos para que todo el mundo los entendiera. Es decir, formó escuela.

 

Desgraciadamente, la vida de  Félix, como todo el mundo sabe, tuvo un trágico final en Alaska. El día 14 de marzo de 1.980 moría al estrellarse su avioneta cuando se disponía a filmar la carrera de trineos más famosa del mundo: la de las 500 millas. El accidente también se llevó la vida de dos de sus compañeros más queridos, la de Alberto Mariano y Teodoro Roa, el mejor cámara del mundo.

 

El próximo día 14 de marzo Félix Rodríguez de la Fuente hubiese cumplido 89 años de edad. De no morir prematuramente, ¿qué no hubiese conseguido este genio de la ecología, sólo comparable a Cervantes cuando hablamos de literatura? La historia nos lo ha arrebatado, porque la historia está llena de avatares. Siempre lo hemos necesitado para curar nuestra maltrecha naturaleza. Y ahora más que nunca, cuando el monstruo del crecimiento “insostenible” ya no hay quien lo pare. Necesitamos hombres como él, con las ideas claras, que no traicionen su legado, que continúen su obra inacabada. Aún hemos de salvar la naturaleza de su total destrucción. 

 

Sergio Reinaldo - NATURALEZA Y DEMOCRACIA-, 14-2-17)

 

                                      ****************************