ESTA PUEDE SER TAMBIÉN TU PÁGINA...

Amigo lector:

Cada uno de nosotros tenemos distintas inquietudes, como no puede ser de otra forma, pero todos tendemos a tener ideas para construir un mundo mejor, a no ser que seamos unos "indiferentes" y pasemos de todo, aunque, a decir verdad, de "todo" nunca pasamos, ¿no crees?.

En mi caso, después de haber trabajado durante 46 años, me encuentro en un momento de profunda reflexión sobre el sentido de la vida, motivo por el cual deseo aportar mis ideas a través de esta ventana al mundo que se llama Internet. Y no soy el único, pues somos millones los que nos hacemos "visibles" con nuestros escritos. ¿Y tú?

Aquí tienes otra oportunidad de hacer lo mismo que yo, y completamente gratuito, sólo con tu talento. Esta página hace ya tiempo que está en marcha, pero desgraciadamente no está teniendo el éxito que pretendía cuando la creé. ¿Por qué? No lo sé, pero me imagino que puede ser debido a la estructura de la misma o tal vez a las ideas radicales que encierra. Admito que tal vez soy un incomprendido, y que mis ideas son inalcanzables, pero son "mis" ideas.  Tienes que comprender que cada uno de nosotros tiene forzosamente ideas distintas para conseguir un mismo fin. Me gustaría mucho conocer las tuyas. ¿Te animas? Por ejemplo, ¿qué opinas sobre la prohibición de la caza en España? Puedes firmar mi petición PROHIBICION DE LA CAZA EN ESPAÑA, escribiendo simplemente este enunciado en tu navegador. Así de simple, y contribuirás al bienestar animal... 

ELEGÍA A LA TIERRA

En un momento en el tiempo, tú tenías la piel lozana y fresca, sólo herida por tus convulsiones internas y agitada por las aguas y el fuego de tus entrañas, pero refrescada por los vientos gélidos del universo. 

Pero llegó el día en que el hombre apareció sobre tu piel sana. Al principio no eran muy numerosos y compartían contigo la misma armonía que el resto de los animales; pero a medida que pasó el tiempo y el número de hombres fue en aumento, esta armonía se fue degenerando.  Entonces el hombre comenzó una guerra contra todos los animales y contra su propia especie, y tu piel enfermó para siempre.

¡Oh, mira cuántas cicatrices tienes provocadas por las guerras! ¿Y cómo podremos nosotros curártelas?   ¡Deforestación, contaminación, desaparición de especies…! Tienes la piel en carne viva. Pero no te quejas, o al menos es lo que creemos… ¿Y si algún día revienta el cuerpo celeste que encierras? Tal vez entonces el hombre tendrá el castigo que se merece.

¡Oh Tierra, dame una respuesta a nuestra perversa existencia sobre tu piel! Hasta ahora siempre has estado muda a nuestras agresiones; quizá esperes el momento en que la imaginaria casa que hemos construido sobre tu piel se derrumbe sobre nuestras cabezas. Y no pasará mucho tiempo antes de que esto ocurra. El hombre pasará como un mal recuerdo sobre tu piel desnuda y quizá algún día vuelvas a ser pura, como al principio de los tiempos. 

E D I T O R I A L 

DON MARIANO, "EL RESUCITADO"

 

 

 

 

Érase una vez un país “democrático” llamado España, en el que había tal confusión política entre sus habitantes, que finalmente decidieron con su voto que nombraran Presidente del Gobierno a alguien que podría estar implicado en una organización criminal como la Gürtel. 

Esta historia comienza hace unos 315 días, con las primeras elecciones, en diciembre de 2.015, en donde el PP obtuvo más votos que ningún otro partido, pero claramente insuficientes para poder gobernar sin la ayuda del PSOE, que entonces –y para desgracia del PP-, aún tenía Secretario General. Se hacían absolutamente necesarios unos acuerdos con los demás partidos. Don Mariano propuso hasta la saciedad formar con el PSOE una gran coalición, al estilo alemán, a sabiendas de que España es diferente..., pero en el fondo pensando que si la cosa fuera a la inversa, ellos tampoco la hubiesen permitido. Por lo tanto, el sueño de Don Mariano se vino abajo, a pesar de que le hubiese perdonado quizás a Pedro Sánchez, aquello de que “el país se merece un Presidente del Gobierno decente, y usted no lo es”.

Por su parte, y tras la negativa de Don Mariano ante el Rey a presentarse a la investidura, alegando no contar con los apoyos suficientes, Pedro Sánchez probó suerte tras un acuerdo con Ciudadanos,  otro partido influyente, y fue propuesto por el Rey a la investidura. Para Don Mariano, con el ansia viva de la gran coalición, se trataba de un “sainete”, por lo que no llegaría a ninguna parte. Y así fue. ¿Y Podemos, el tercer partido importante en discordia? A Podemos se le atravesó enseguida el “maldito” acuerdo con Ciudadanos, y no con ellos..., diciendo que ellos y Ciudadanos eran incompatibles, lo cual salta a la vista de cualquier ciudadano. Pensar en una coalición entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, sería imposible, como se demostró más tarde. Y la “gran coalición” seguía siendo también imposible.

Para acabar de “cagarla”, y ante la convocatoria de las segundas elecciones, en junio, Podemos se alió con IU. Pero el antagonismo entre partidos para formar gobierno seguiría intacto. Nadie cedería nada. El resultado de estas nuevas elecciones proporcionarían a Don Mariano unos cuantos votos más, pero insuficientes, por lo cual volvería a pedir al PSOE una abstención. La respuesta de Pedro, a pesar de la “guerra de desgaste ante el bloqueo para formar gobierno”, siempre era la misma: EL NO ES NO.

¿Hasta cuándo...?

Pues bien, entonces los acontecimientos se precipitaron, poniendo en práctica en el PSOE aquello de “divide y vencerás”. Y comenzaron las divergencias o lo que en opinión de algunos afines a Pedro Sánchez fueron calificadas como traiciones dentro del partido. Importantes barones y baronesas como García Page o Susana Díaz estaban decididos a infligir al partido la herida más sangrante de su historia: abstenerse y dejar que gobernara el PP, precisamente el partido al que siempre habían combatido y deseando de algún modo formar el gobierno del cambio. Vanas ilusiones.

Dimitir y solicitar una reunión urgente del Comité Federal, fue una de las acciones decisivas de sus miembros,  que cambiaría para siempre el destino del PSOE. En total fueron 17 miembros quienes estaban a favor de la abstención en una investidura de Don Mariano. Pedro Sánchez había propuesto un congreso extraordinario para que las bases decidieran qué votar en la investidura, pero a sabiendas de que éstas probablemente seguirían en el “no”, en una reunión caótica el Comité Federal rechazó el congreso y aprobó la abstención por 139 votos a favor y 96 en contra. La suerte estaba echada. A continuación Pedro Sánchez presentó su dimisión como Secretario General y Don Mariano, según dicen las malas lenguas, bailó la muiñeira en La Moncloa... Pero los partidarios de Pedro Sánchez se manifestaron varias veces delante de la sede de su partido.  Aunque sólo quedaba el pataleo.

Pero la historia de esta legislatura demostrará que la alegría de Don Mariano Rajoy, al tener que pactar con tantos partidos para gobernar, será muy corta. Pedro Sánchez se propone ahora refundar un partido que ha perdido credibilidad, que está bajo mínimos, que por desbloquear una situación política insoportable y no tener que ir a unas terceras elecciones, ha tenido que permitir un gobierno del PP. ¿Es que de verdad no existía otra solución?

Teniendo en cuenta la ideología de Podemos, Ciudadanos, Compromís, IU, Mareas, IR, PNV, PDC, con sus desafíos independentistas, referéndums, nacionalismos y sus quimeras, sin tener la más mínima idea de lo que significa un país unido, libre, soberano, echando pestes contra todo lo español, francamente no. Al paso que vamos, muchos echaremos de menos el bipartidismo, un gran Partido Socialista de verdad, que defendiera los intereses de los trabajadores, y otro gran partido de derechas –no corrupto-, que tuviera contentos a los empresarios y no se llevaran el capital fuera de España. 

 

Sergio Reinaldo, 30-10-16 

E D I T O R I A L 

Elecciones 2015: La España ingobernable

Actualmente España es un país dividido por los nacionalismos, pretendiendo que este hecho resolverá los problemas de los ciudadanos.

 

En el día de hoy, 12 de enero de 2016, en Catalunya es nombrado President de la Generalitat Carles Puigdemont, quien prometió hace tiempo “echar a los invasores del país” ¿Y a quién se refería concretamente?  Al parecer, en la futura República Catalana sólo tendrán cabida los catalanes y las relaciones de Catalunya con el resto de los “españoles” serán similares a las que existen con cualquier otro país extranjero. En cuanto a quienes vivimos en Catalunya y somos catalano-españoles –un 53 por ciento de los que votamos “no” a la República independiente-, no nos quedará más remedio que acatar las leyes del Parlament... o irnos de Catalunya.

 

En este nuevo “país” se oyen continuamente frases como: ¡Viva Catalunya libre! ¡Viva la República Catalana! ¡No tenemos miedo! ¡Nos dejaremos la piel... en el proceso independentista! ¡No hay lugar para cobardes!  Sólo falta “el grito de guerra” contra España.

 

En una situación de división entre el pueblo que vive y trabaja en Catalunya y una confrontación abierta con el resto del Estado, naturalmente, uno se pregunta quién será el ganador. El presidente del Gobierno en funciones ha asegurado que no habrá tal República Catalana, que se vigilará cualquier proceso constituyente al margen del marco del Estado español. Por lo tanto, la pretendida Hacienda Catalana, Seguridad Social, sistema de pensiones, etc., serían ilegales. Y hablando de ilegalidades, al día de hoy ya se está investigando si la fórmula de juramento del honorable Carles Puigdemont, al no prometer fidelidad al Rey y a la Constitución Española, sería sancionable. Es muy probable que la lista de “ilegalidades” cometidas por el nuevo Parlament será muy larga en los próximos días... El gobierno central va a tener mucho trabajo para contener a los nacionalistas, pues además de los catalanes, los vascos y los gallegos están a la expectativa.

 

Ahora bien, ¿a la gente corriente, apolítica, trabajadora, solidaria, no racista, amante de la unidad del país, no fanática, qué demonios le importa la futura República Catalana? Está claro que las guerras las provocan los políticos y el pueblo pone los muertos. Así pues, inevitablemente tenemos que dividir a la sociedad entre buenos y malos, pero las malas personas no han nacido, sino que son el resultado de una política equivocada. En Catalunya se ha sembrado la semilla de la discordia durante muchos años, y ahora recogemos sus frutos. Ya poco importa el Estado de las Autonomías –y quizá fue un error crearlas-, pues los nacionalismos siempre quieren más atribuciones. Cuando al final creíamos haber logrado un país con cierto grado de democracia, resulta que ahora deciden unos cuantos romper la unión de todos los españoles. Y esgrimen razones como que se sienten humillados por el gobierno central, que no destina suficientes recursos para evitar la desastrosa situación de los ciudadanos o que no se apoya lo suficiente la lengua catalana. Es increíble el cúmulo de mentiras que se pueden fabricar para engañar al pueblo honesto y así hacerle creer cuentos de hadas como la futura República Catalana.

 

La convivencia del pueblo en paz, que debiera guiar a los políticos a abandonar toda demagogia, no se da en absoluto en Catalunya. Por esta razón, son de esperar aquí grandes acontecimientos y no precisamente agradables. Como se suele decir, “el enemigo está en casa”, y no hace falta echarle la culpa al gobierno de Madrid, que bastante desgracia tiene con la búsqueda de un gobierno decente para la nación después de las elecciones del 20 de diciembre. Se ha demostrado que la gente, sin saberlo, ha hecho que España sea casi ingobernable en estos momentos, y quizá los nacionalismos han aprovechado la ocasión para reivindicar sus “repúblicas independientes”. Esto es la democracia, la mejor de las formas de gobierno. ¿Cómo serán las demás?

 

Sergio Reinaldo, 12-1-16

E D I T O R I A L 

LA HUMANIDAD EN PELIGRO

El cambio climático

 

Del 30 de noviembre al 11 de diciembre se ha celebrado en París la Cumbre del Clima, que pretende reducir los gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global, en donde han participado 195 países.

 

Pues bien, del acuerdo final se deduce que ha habido logros importantes en cuanto a compromisos, pero a partir de ahora tenemos que ver si esos compromisos se hacen realidad o si seguimos en la inercia poniendo en peligro irreversible a toda la Humanidad, como ha ocurrido hasta ahora. Los científicos, que en un 97 por ciento creen en el cambio climático, nos advierten que hemos de bajar la temperatura del Planeta por debajo de 2ºC y que las energías fósiles, como el carbón y el petróleo, tienen que ser sustituidas por las renovables a más tardar en 2.050. De no ser así, las previsiones de los expertos indican que la temperatura de la Tierra puede alcanzar a finales de siglo nada menos que 4,8ºC.

 

95 empresas energéticas son las responsables a nivel mundial de que se cumpla o no lo acordado en la Cumbre de París, pero se da la circunstancia de que algunas de ellas tienen más poder en las decisiones para frenar el cambio climático que los propios gobiernos. Así ocurre en España, en donde el gobierno del PP a frenado las ayudas a las energías renovables, apoyando a las energías sucias, como el gas, el carbón, el petróleo o el fracking. Y de poco han servido las presiones populares, pues el PP, con su mayoría absoluta, ha hecho lo que le ha dado la gana. Los acuerdos de París les habrán parecido a nuestros gobernantes actuales algo que no va con ellos. Lo mismo que a los japoneses el asunto de matar ballenas o delfines...

 

Tal vez sean los resultados de la Cumbre de París la última oportunidad para el mundo de tomarse en serio los peligros del cambio climático, un cambio provocado por el hombre desde el comienzo de la era industrial. Sin embargo, algunos países, entre ellos los Estados Unidos, China o Rusia, siempre han sido reticentes a cumplir los acuerdos; otros no están dispuestos a ayudar a mitigar las catástrofes que ya origina y originará el calentamiento global. La solidaridad en muchos casos brilla por su ausencia. Así nada tiene de extraño que algunos países, que no contaminan,  se nieguen a acatar más órdenes de los que contaminan. En lugar de ser unidos ante un problema común, muchas veces cada país oye su propia voz, como ocurre en España.

 

Así pues, esperemos que la Cumbre del Clima de París, con muchos compromisos, que se firmará en París, con gran boato, el día 22 de abril de 2016, haya servido para algo. Son ya muchos los intentos del hombre por solucionar el problema del cambio climático desde que tenemos conciencia de ello, pero hasta ahora sin ningún resultado positivo. Sólo palabrería. ¿Hasta cuándo vamos a seguir poniendo la Humanidad en peligro?   

 

Sergio Reinaldo, 23-12-15

E D I T O R I A L

¿QUO VADIS CATALUNYA?

 

El día 27 de septiembre se celebraron al fin las tan esperadas elecciones autonómicas, habiéndose confirmado la división de los catalanes: aquellos que desean la independencia (48,9 por ciento) y aquellos que desean ser catalanes y españoles (52 por ciento)

 

Así pues, quienes pretendían convertir estas elecciones en un Plebiscito, no lo han conseguido. Pero lo que sí ha conseguido Junts pel Si, que ha aglomerado a los independentistas, junto con la CUP, que es un partido anticapitalista y anti UE, y por supuesto antiespañol, es enrarecer todavía más la convivencia en Catalunya.

 

Dejando aparte las valoraciones sobre los partidos que han intervenido en estas elecciones y centrándonos sobre las intenciones de los ganadores –de los que desconocemos los programas de gobierno-, cabe pensar que lo que si es cierto es que este país (España) camina en línea recta hacia el abismo, a no ser que surja un “Salvador”.  Para algunos está claro que aquello de ser un ciudadano del mundo, tener un país abierto, casi sin fronteras, en donde seamos todos iguales, compartiendo y respetando las singularidades de cada cual, no es más que un “cuento de hadas”.  Por el contrario, tanto en Catalunya como en Euskadi o en Galicia –por citar las comunidades históricas-, hay un odio ancestral a lo español o castellano, como el origen de todos los males. Las personas que así piensan no han aprendido nada de la historia. Proponen la desunión y la independencia como el único medio para conseguir sus fines. En Catalunya ni siquiera han demostrado ser mejores que los “españoles”, a la vista de la corrupción casi generalizada.

 

Teniendo en cuenta que esta comunidad posee un grado de autonomía incluso superior a la de Canadá, cabe preguntarse por las enigmáticas razones para pretender separarse del resto de los españoles. Tampoco está claro qué clase de independencia pretenden. ¿Una independencia fuera de la UE? ¿Con un ejército catalán? ¿Sin perder la nacionalidad española? ¿Con moneda propia? ¿Con relaciones económicas privilegiadas? ¿Pagando las pensiones el gobierno español? No será más bien que pretenden una independencia de “cuento de hadas”

 

Quienes hemos sufrido la tiranía de Franco, y cambiado a la democracia de Adolfo Suarez, Felipe González o José María Aznar, evidentemente no deseamos más cambios que lo único que ocasionarían sería fomentar todavía más el odio que muchos llevan dentro. Sería mucho más útil a la sociedad tratar de llevarse bien, tratando de solucionar los problemas que realmente preocupan a la sociedad, como el paro, la sanidad o las pensiones.

 

En vista del enfrentamiento que se prevé en los próximos días y meses entre los ganadores de esta especie de plebiscito y el gobierno central, es de esperar que se tengan que aplicar las leyes de un estado constitucional y de derecho, con el fin de defender una democracia, que aunque deje mucho que desear, es la de todos los españoles.  Hoy más que nunca sobran muchos políticos indeseables y también los ideólogos que “comen el coco” a los jóvenes en los colegios infundiendo ideas independentistas y de autodeterminación de los pueblos. ¿Autodeterminación para qué? El cuento de siempre, primero se les educa en el fanatismo y después se les dice que son libres y que tienen derecho a decidir... “lo que previamente se les ha inculcado” ¿Es esto una verdadera democracia?

 

Sergio Reinaldo, 29-9-15.         

E D I T O R I A L

¿ADIÓS AL TORO DE LA VEGA?

Hoy se ha celebrado quizá por última vez el repugnante torneo del Toro de la Vega. Se llamaba “Rompesuelas” y ha sido lanceado por un joven mostrando una triunfante e inconsciente sonrisa.

 

Por su parte, el PACMA, que aglomera a simpatizantes venidos desde toda España y que han sido convocados vía Internet, han estado en todo momento dispuestos a jugarse la vida en defensa de los animales, como es el caso de un joven que se ató a una valla y que permaneció allí justo cuando pasaba “Rompesuelas”. Luego dijo a las cámaras que habían intentado asesinarle. Así pues, la vergonzosa batalla anual entre defensores de esta salvaje tradición y quienes defienden la vida estaba servida. Y para defender la legalidad de la fiesta han contado con 200 policías y 2 helicópteros. La batalla por el Toro de la Vega acabó con numerosos heridos. Pero el alcalde de Tordesillas sigue afirmando que la fiesta continuará mientras la quiera el pueblo..., o una parte de él.

 

Sin embargo, este año llama la atención que Pedro Sánchez, secretario general del PSOE- diga que si llega al poder prohibirá el torneo por Ley. Es posible que el ansia viva por conseguir votos ante las próximas elecciones o tal vez la conmoción provocada por esta salvajada, lo haya decidido ha hacer estas afirmaciones. Sin embargo, el ministro de justicia, Rafael Catalá, ha dicho que la libertad consiste en que se deben respetar las tradiciones por ser un acerbo cultural e histórico de un pueblo.

 

Lo que está claro, en nuestra opinión, es que los políticos son los principales culpables de semejante situación, como de tantas otras salvajadas que se autorizan por ley y que convierten al pueblo español en el que más tradiciones salvajes ostenta en su seno, en comparación con el resto de Europa. Los políticos, antes de comprometerse en sus puestos, deberían aprender a respetar a los animales, y no dejarse llevar por el populacho, que en buena parte es salvaje por naturaleza si no se les enseña desde el colegio a respetar la vida de los animales. De esta forma no tendríamos ni un alcalde de Tordesillas –socialista- ni un ministro de justicia con tan mala educación. No basta con decir que el pueblo lo quiere. Al pueblo hay que educarle en valores éticos, en el respeto a la vida, y así no tendríamos el odioso espectáculo anual del Toro de la Vega y tantos otros, como el de la caza.

 

Finalmente, ensalzar la lucha de tantos protectores de los animales, como los Animalistas, que fieles a sus principios han plantado cara a esta odiosa “fiesta” que es el torneo del Toro de la Vega y a quienes todavía siguen mostrando simpatía por ella, les pedimos que recapaciten, que los animales también sufren y no deben ser considerados como objetos de una perversa diversión. 

 

Sergio Reinaldo, 15-9-15 

E D I T O R I A L 

NATURALEZA Y DEMOCRACIA

De vez en cuando creemos necesario recordar a nuestros internautas el nombre de nuestra página web, por cuanto abarca dos conceptos muy relacionados entre sí. Pero no debemos confundir naturaleza y democracia con “la naturaleza de la democracia”, pues la palabra naturaleza tiene muchas acepciones.

 

Como puedes observar fácilmente a través de nuestros artículos y fotografías, nuestra página tiene carácter reivindicativo y divulgativo. Por una democracia de verdad, que favorezca una naturaleza en donde los animales y plantas puedan vivir en paz; en donde no haya cazadores ni propietarios de montes; en donde nuestros ríos y arroyos no agonicen; en donde los incendios forestales no quemen cada año miles de árboles; en donde no se destrocen más nuestras costas; en donde se practique una agricultura respetuosa con el medio ambiente; en donde se implanten energías renovables que de verdad no perjudiquen el medio o afeen nuestras montañas, además de matar a miles de aves; en donde, finalmente, el fútbol sea un deporte de verdad y no un gran negocio.

 

Como ves, la lista de reivindicaciones democráticas podría ser infinita, por lo que alguien podría pensar que pretendemos el paraíso terrenal. Nada más lejos de la realidad. La Tierra nunca será eso. Pero si cada uno de nosotros –tú, que tienes la paciencia de leerme- aportara su granito de arena de alguna forma -¡tenemos Internet!- para mejorar un poco este destrozado planeta, otro gallo cantaría.

 

Finalmente, decirte que cabe la opción de cerrar esta página web y dejar de escribir aquí –hay otras formas de colaboración-, con lo cual se acabaría el sueño de contar contigo algún día para un proyecto que estamos convencidos aportará algo a la causa del medio ambiente y la defensa de los animales. Sería engrosar las filas de los que ignoran el cambio climático, la destrucción de los bosques o el asesinato de miles de animales que sólo quieren vivir. Permaneciendo en el anonimato no se construye un mundo mejor, no lo dudes.

 

Sergio Reinaldo, 30-7-15

 

E D I T O R I A L 

UN LUGAR PARA VIVIR

A medida que nos hacemos mayores y si en algún momento de tu vida llegas a comprender el verdadero significado de vivir en armonía con la naturaleza, dejas de ser una persona impetuosa, presuntuosa y vanidosa, para convertirte en otra tolerante con los demás seres vivos que la rodean. Pero desgraciadamente siempre habrá personas que nunca experimentarán este cambio en su vida, y ven eso de vivir en armonía con la naturaleza como un cuento de hadas que no va con ellas.

 

Sin embargo, está demostrado que aquellas personas que eligen vivir una vida llena de admiración hacia otros seres vivos que comparten nuestra arca de Noé, son más felices que quienes ni siquiera sienten la necesidad de salir al campo al menos una vez por semana. ¿Quién no conoce alguna persona que comparte gran parte de su vida con su animal de compañía, sea perro, gato, turón, cacatúa, etc.? En algunos casos, incluso es mayor el amor que profesan a un animal que a una persona. Pero ello no tiene nada que ver con vivir en armonía con la naturaleza. Que admiremos la vida de los animales no debería ser motivo para poseerlos, desnaturalizándolos o troquelándolos.   Sería mucho más admirable que la gente estudiara sus costumbres y tratara de comprenderlos: tienen necesidad de ser libres, de alimentarse adecuadamente, de aparearse y reproducirse, lo cual les es impedido en infinidad de ocasiones. Lo verdaderamente admirable sería ayudarles a vivir en libertad, como pretenden algunas organizaciones ecologistas.

 

Hoy en día se habla mucho de animales –nada más hay que ver los documentales de la televisión- pero estamos a años luz de proporcionarles bienestar; más bien nos hemos convertido en su enemigo número uno. Por lo tanto, no basta con que la gente conozca cómo viven, sino que hay que proporcionarles los medios para que sean felices en su mundo, sin aterrorizarlos, perseguirlos, asesinarlos –como hacen los cazadores- o bien encerrarlos en laboratorios para experimentos científicos, uno de los más aberrantes comportamientos del hombre, que sólo se entiende si nos miramos como los reyes del universo, con derecho a infligir los mayores sufrimientos a nuestros compañeros de viaje.

 

El día en que los seres humanos reconozcamos nuestra verdadera dimensión en el universo, comparable a la de cualquier ser vivo, entonces empezaremos a reconocer el derecho de los “otros” a vivir en paz. Y puede que al fin se solucione también el problema de las guerras entre la especie humana. Pero es posible que hayamos emprendido un viaje sin retorno, que nos llevará al exterminio de todos los animales, incluido el hombre.     

 

Sergio Reinaldo, 24-7-15

 

 

 

 

E D I T O R I A L 

LA LOCURA DE LOS SAN FERMINES

 

Tal como están instituidos, los San Fermines constituyen una de las muestras más sangrantes de la tauromaquia, que es en si misma la mayor salvajada cometida contra una animal noble que erróneamente se ha dado en llamar “Toro de Lidia”

 

Pero en los San Fermines, en Pamplona, España, todo se hace a lo grande: las manadas de toros son encerradas primero en corrales, luego, día tras día, durante los 7 días que duran las fiestas, se les suelta a través de un recorrido marcado por las calles de la ciudad hasta llegar a la plaza de toros, en donde son “lidiados” o, en otras palabras, martirizados hasta morir desangrados, mientras la gente celebra con gritos la “gran faena” de los toreros. No es ni más ni menos que una orgía de sangre, propia de los tiempos del circo romano. Cuesta creer que tanta gente tenga tan poca sensibilidad hacia los animales.

 

El color predominante de las fiestas de San Fermín es el blanco y el rojo en las vestimentas de casi todo el mundo, que ofrece una nota de alegría en las calles cuando se mezcla con el vino y el calor del verano. Por otra parte, la música lo invade todo. Este ambiente es el que debió cautivar a Ernest Heminway, quizá marcándolo para toda la vida y haciendo que escribiera sobre los San Fermines. Se suicidó en Africa pegándose un tiro con una escopeta de caza...

 

Hasta aquí se podría pensar que los San Fermines no son unas fiestas sangrientas, pero cuando vemos correr a los mozos delante de los toros, siendo algunos de ellos corneados hasta la muerte o quedando inútiles a causa de las heridas, entonces nos damos cuenta de la locura que puede significar participar en los San Fermines. Se trata de enfrentarse con las bestias, que siguen su camino hacia la plaza asustados y a trompicones. La osadía de los mozos no conoce límites. Y esto a veces se paga caro.

 

Sin embargo, poco importa que cada año haya decenas de heridos y quizá algún que otro muerto, además de lo que ello significa para la pobre sanidad nacional. Los gastos quedan muy compensados con el gran negocio que representa la fiesta, a la que acuden ciudadanos de todo el mundo. Es la fiesta española más internacional. Pero para los defensores de los animales es una vergüenza. Se está pidiendo a gritos año tras año que quiten de los San Fermines el maltrato animal, pero las autoridades hacen oídos sordos. Existen muchos grupos de presión.  ¿Hasta cuándo?

 

La España cañí sigue arraigada en lo más profundo de la sociedad. Por lo tanto, costará mucho conseguir que la gente entre en razón y deje en paz a los animales, dejando de considerarlos meros instrumentos de sus bajos instintos y vanidades. Un ejemplo claro es el de los cazadores, que siguen en sus trece afirmando que son grandes amantes de la naturaleza...

 

Bastaría que un gobierno decente buscara la fórmula para hacer entender a la gente el camino del respeto a aquellas tradiciones no dañinas, desechando las demás, para que en un tiempo no muy lejano viviéramos en un país en el que hubiera paz para los animales, nuestros compañeros de viaje. 

 

Sergio Reinaldo, 12-7-15

E D I T O R I A L 

HUMILLADOS Y OFENDIDOS (2)

 

¡Traición al pueblo griego! Esto es lo que debe pasar por la cabeza del 61 por ciento de los griegos que votaron NO a las condiciones impuestas por la Troika, pues ahora el gobierno de Alexis Tsipras ha presentado al fin un plan casi idéntico al rechazado el día 5.

Aunque cueste creerlo, parece que no hay escapatoria a la política de sometimiento implacable ejercida por la señora Merkel y demás acreedores europeos. El primer ministro Tsipras ha entregado en bandeja las cabezas de los griegos.

¿Y ahora qué? Si como es probable el nuevo plan es aprobado por el parlamento griego y por la Troika, significará para los griegos más sacrificios: más paro, más miseria. Aunque los griegos ya están acostumbrados. La imagen de un jubilado llorando en la calle porque no ha podido cobrar los 120 euros de pensión para su mujer ha dado la vuelta al mundo. El principio alemán de “créditos a cambio de reformas” parece al fin que ha triunfado. Pues bien, esto sonaría bien si esas reformas fueran realmente para mejorar las condiciones de vida de la población, pero se ha demostrado que no es así. En España ya se han puesto en práctica esas reformas. Fuimos rescatados. Aumentó el número de ricos y de corruptos; la sanidad es una vergüenza, más de 200 mil jóvenes con carreras han tenido que emigrar porque aquí no encuentran trabajo; el paro es todavía altísimo, del orden de un 25 por ciento, pero la mitad de los jóvenes están parados, y los que trabajan lo hacen por un mísero salario y con recortes de derechos. Son trabajadores pobres.

En Europa se ha perdido la dignidad de los trabajadores, reduciéndolos a un simple objeto del capital, una pieza más del engranaje diabólico de quienes mueven los hilos, que parece que tu vida les pertenece. Y sin embargo debería ser todo lo contrario, porque al fin y al cabo son los trabajadores quienes aportan la riqueza de los países. Es una especie de esclavitud moderna.

En Grecia, como en España o Portugal, se ha producido un intento de insumisión a la UE; los griegos, como los españoles o los portugueses, lo pagaremos caro, aunque puede que con nosotros hayan sido un poco más benévolos, pues tenemos la ventaja de no haber votado NO.

Con la política que está llevando a cabo la UE jamás habrá un verdadero bienestar para la población, pues no se puede hipotecar el futuro de las naciones con créditos a sabiendas de que el crecimiento será nulo. Se está convirtiendo a los trabajadores en siervos de los mercados y especuladores, amordazados de pies y manos y lavándoles el cerebro –adoctrinándoles-para que piensen que el capitalismo sigue siendo el mejor sistema, que no existe otra salida. Y cuando a esta gente se les habla de populismo, se le ponen los pelos de punta, no vaya a ser que vuelva lo de la Revolución Francesa...

Si la maravillosa UE ha dado lugar a lo que estamos viviendo, hubiera sido mejor, en nuestra opinión, volver a la peseta y no perder la independencia económica como país, aunque hubiésemos “crecido” menos. Los Estados Unidos de Europa se ha quedado en un sueño. Y el futuro no se presenta precisamente halagüeño.

     

Sergio Reinaldo, 12-7-15

 

 

 

 

 

 

E D I T O R I A L 

HUMILLADOS Y OFENDIDOS (1)

El asunto de la deuda griega se puede propagar como la pólvora a otros países de la zona sur de Europa. Soplan vientos de guerra económica y se pone de manifiesto aquello de que “poderoso caballero es don dinero”.

Pero la guerra económica, especialmente con Grecia, hace años que empezó. Justamente cuando entró en la UE mintiendo sobre su déficit real. Y esto lo hizo un gobierno liberal, pero los socialistas siguieron con el juego.

Grecia hace mucho tiempo que está en bancarrota, y sin embargo los demás países, entre ellos España, les han estado concediendo créditos millonarios, hasta el punto que el país apenas puede pagar los intereses de la deuda, cuanto más la propia deuda...

Por consiguiente, en Grecia hay una especie de burbuja diabólica, una guerra económica entre el pueblo –que vive en la miseria- y los países acreedores, encabezados por Alemania y Francia. Según el FMI, la deuda es impagable, lo cual confirma la tesis de Alexis Tsipras, el primer ministro griego, si bien el gobierno nunca se ha negado a pagarla, sino que pide una reestructuración de la misma  o una quita de un 30 por ciento.

En un intento desesperado de salvar la cara ante su pueblo, Alexis Tsipras convocó un referéndum el día 5 de julio para rechazar la política de la Troika, que ganó con el NO por 61 por ciento contra el  38 de los que quieren continuar con el diabólico juego de intereses económicos.

Hasta aquí parte de la historia, pero la guerra entre Grecia y el resto de la UE no ha hecho más que empezar. Como resultado de las infinitas reuniones al más alto nivel con los estados acreedores, al día de hoy, 8 de julio, los bancos sólo conceden 60 euros por día y no se puede sacar ni un euro del país; pero hasta hace pocos días se calcula que habían sacado más de 30 mil millones. Al día de hoy, el “corralito” sigue y se habla de que se ampliará en los próximos días, a no ser que el BCE conceda un crédito de unos 50 mil millones a los bancos.

Y finalmente, también al día de hoy, el ministro de economía, Euclides Tsakalotos ha presentado una solicitud de rescate de unos 83 mil millones a devolver en 3 años, prometiendo reformas...

Pues bien, estas reformas consisten, entre otras medidas, en la subida del IVA y la reforma de las pensiones... Sin embargo, ni se habla de bajar los enormes gastos de defensa.

Hay que tener en cuenta que la pensión media de un griego apenas llega a los 800 euros, hay una tasa de paro insostenible y la industria naval –en otro tiempo el orgullo del país- está en la ruina. Sólo se puede contar quizá –como en España- con el turismo.

Alemania, que tiene en Grecia intereses muy fuertes, no deja de repetir por boca de su canciller, Angela Merkel, que Grecia tiene que pagar o salirse del euro, que las reglas de juego deben cumplirse y que nada de quitas y que hace tiempo que tenía que haber hecho reformas. Naturalmente, don Mariano Rajoy, como no podía ser de otra manera, hace suyo todo cuanto dice la canciller; y además alardea de que en España ya hemos hecho los deberes, como si el caso griego se pudiera comparar con el español.

Salta a la vista que desde el momento en que en Grecia ganó Zyriza las elecciones, la Troika le ha declarado la guerra, pues imaginaban que las cosas se pondrían peor para los países acreedores. Y acertaron.  En palabras de Pablo Iglesias, “Alemania está destruyendo la UE con su arrogancia” Queda claro, pues, que el dilema de los griegos, como el de los españoles o los portugueses, siempre se debate en las altas esferas entre derechas e izquierdas, por más que a Podemos le cueste definirse. Es a fin de cuentas una guerra entre capitalistas y comunistas, por más que nos lo intenten disfrazar. Basta con escuchar el lenguaje de nuestros líderes. Mientras no se acabe con un sistema que permite tanta miseria en buena parte de la población –sea griega o española- no se resolverán los problemas económicos. No se puede estar negociando a cuenta del empobrecimiento de la población, con créditos que se sabía no se podían recuperar, ni tampoco se deberían solicitar créditos si de antemano sabes que no puedes devolver. Es una incongruencia. Y en tales circunstancias, la Unión Europea, nuestra casa común, se desintegrará tarde o temprano y el euro desaparecerá. En este sentido, tenemos mucho que aprender de Estados Unidos, que ha sabido mantener el país unido, con el dólar a la cabeza.   

 

Sergio Reinaldo, 11-7-15

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     

 

 

 

 

 

E D I T O R I A L 

EL GRAN CIRCO DE LAS ELECCIONES

El domingo, día 24 de mayo, los españoles que nos quedamos en casa por no saber a quién votar, veremos por televisión el gran circo de los partidos políticos, el de aquellos que han prometido ofrecernos soluciones a nuestras vidas y que luego nos han engañado y el de los nuevos, que ofrecen el oro y el moro y que luego no sabemos si cumplirán sus promesas.

 

Se ha demostrado durante estos casi 4 años de reinado del PP, que la gente, el ciudadano de a pie, nada puede hacer para hacer cumplir a los partidos lo prometido. Nos han engañado, ultrajado, insultado, menospreciado, esclavizado, reduciendo a los trabajadores a meros lacayos de los poderes económicos; y para colmo nos dicen que hemos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades económicas. Y desgraciadamente, hay quien se lo cree. Lo que ha hecho el PP, amparándose en una crisis económica falsa, no tiene parangón en la historia de esta falsa democracia. Pero tampoco lo hubiera hecho mejor el mal llamado Partido Socialista.

 

Como ecologista, es mi deber defender la naturaleza, a la que el PP ha recortado el 50 por ciento de su presupuesto; pero no hay ni un solo partido que hable en profundidad del problema de la defensa de nuestro medio ambiente, incluida la caza. No les entra en la cabeza que los animales también existen, que tenemos la obligación de dejarlos vivir en libertad, de protegerlos, en lugar de asesinarlos. El Toro de la Vega demuestra que España parece un país de salvajes. Lo mismo podríamos decir de las corridas de toros, a las que la señora Esperanza Aguirre tanto aclama, y a la que el gobierno corrupto del PP le ríe la gracia.

 

En resumen, con semejante democracia, nada me extraña que el día 24 de mayo mucha gente se quede en casa. O se cambia el sistema o continuaremos con el gran circo.  

 

Sergio Reinaldo, 19-5-15     

 

 

 

 

 

E D I T O R I A L 

 

 

 

Y DE CONSERVACIÓN NI SE HABLA...

 

En un país infestado de políticos corruptos que se han dedicado sistemáticamente a llenarse sus bolsillos con el dinero público –que es el dinero de todos-, que se han llevado grandes sumas al extranjero, dejando en bragas a muchos pequeños y honrados inversores; en un país en el que la justicia a decidido solucionar el problema de las preferentes a cuenta del erario público por miedo a implicar a los ladrones de Bankia; en un país en el que se deja morir a 12 personas al día mientras se acuerda un precio para el Sovaldi; en un país en el que se han hecho miles de recortes a los ciudadanos en sanidad, asistencia a discapacitados, cooperación internacional, educación, jubilación, etc; en un país en el que, finalmente, se ha puesto en práctica aquello de “que hay que trabajar más por menos dinero” y que se ha rescatado a la banca para beneficio de unos pocos y para que aumente el número de ricos en proporción a los pobres...

 

En un país así, el tema de la conservación, pasa,  ya no a un segundo plano, sino a un tercero o cuarto. Enseguida le recortaron un 50 por ciento. Y ya se sabe, conservación sin inversión es conversación. Ya no hay dinero ni siquiera para vigilar los montes debidamente, pues han tenido que reducir efectivos. Los programas de reintroducción de especies son cada día más precarios, como es el caso del lince ibérico, y del torito andaluz, que está en peligro de extinción, ni se hable. En los informativos alguien se vanagloria de lo bien que están las Tablas de Daimiel, pero no dicen que cada día tienen menos aves por falta de carrizos y nutrientes. El delta del Ebro está cada día más deteriorado a causa de los sedimentos acumulados y las nefastas actuaciones humanas, como la caza. Casi lo mismo ocurre con la Albufera de Valencia. Y en Doñana son sobre todo las industrias, las carreteras, los ruidos y destrozos de las romerías, los atropellos y, finalmente, las sequías, lo que hace que este parque nacional tenga un futuro incierto si no se toman medidas urgentes. En Picos de Europa se han construido más de 100 kilómetros de pistas forestales, razón por la cual el turismo llega a todas partes, poniendo en peligro la reproducción de las aves, que necesitan tranquilidad. ¿Y qué decir de las estaciones de esquí? Son otro auténtico atentado contra la tranquilidad de las especies forestales. Pero el negocio ha ido en aumento año tras año. Hemos destrozado ya la costa, ancestral refugio de la foca monje, y ahora le toca el turno a nuestras montañas con el incremento de las estaciones de esquí; y no sólo eso, hay que tener en cuenta el asunto de los aerogeneradores, verdaderos asesinos de aves y que, además, afean las montañas.

 

¿En qué están pensando nuestros gobernantes si piensan de verdad cambiar la situación de cara al futuro? Francamente, tal como están las cosas nada parece indicar un cambio, como no sea para seguir llenándose los bolsillos a cuenta de confundir a la gente con mentiras y más mentiras. En cuanto a la conservación, ya ni siquiera se habla. Bueno, a veces se habla de que tenemos una Red Natura 2.000..., pero mucha gente no sabe que más de la mitad de los planes de gestión aún se tienen que aprobar y que, probablemente no se haga nunca por falta de dinero. Mientras, el número de fincas de caza, como las de la duquesa de Alba, aumentan; se llenan de animales criados en criaderos para el disfrute de los cazadores, una casta nefasta para este país que incluye a muchos exministros del  gobierno. Debería darles vergüenza, no ya el asesinato de especies, sino la desnaturalización de éstas. Pero es más, aún se atreven a que se promulgue una ley que les permita la caza al sur del Duero. Y quienes consiguieron cambiar la Ley de Costas pueden cambiar lo que les venga en gana, siempre en perjuicio de la biodiversidad en aras de un buen negocio o para satisfacer los vicios de los ricos. Es una cuestión que afecta a la moral de este país, la cual parece que está por los suelos, al menos en cuanto a ecología. A la gente en general le importa un bledo lo de la conservación de la naturaleza. Parece como si la naturaleza se conservara sola...     

 

Es una gran desgracia para este país que las decisiones estén en manos de personas inmorales, que ningún partido político haya tenido la valentía de referirse en alguna ocasión al eterno problema de la conservación, pasando la mayor parte del tiempo en discusiones frente a su adversario y pidiendo el voto tonto de la gente, aquel que –¡ah, qué error!- le llevará a ser gobernados por gentes sin escrúpulos e hipócritas que cuando llegan al poder nunca cumplen lo prometido. El resultado lo vemos todos. Pero así es la democracia o, al menos, así es esta falsa democracia que sólo beneficia a los ricos y viciosos. 

 

Sergio Reinaldo, 3-2-15

 

 

 

E D I T O R I A L

¿ESPAÑA VA BIEN?

 

Esta frase –inventada por el expresidente José María Aznar con su inimaginable pedantería- resulta, en nuestra opinión, una solemne mentira que avergonzaría a cualquier político decente, si se tiene en cuenta lo que está pasando en este país.

 

Sólo con mencionar lo que está pasando con los enfermos de hepatitis c, podríamos afirmar que España no va bien. No va bien porque se están muriendo 12 personas enfermas cada día mientras el Ministerio de Sanidad negocia con Gilead el precio de la comercialización del Sovaldi –de 60 a 25 mil euros- y que al parecer resulta insuficiente para atender a buena parte de los 800.000 enfermos que hay actualmente en España. Pero en realidad las razones para no atender debidamente a los enfermos son económicas. Con lo cual, el artículo 43 de la Constitución Española, que garantiza la atención sanitaria a todos los españoles, se queda en papel mojado. Es una flagrante injusticia que se esté jugando con la vida de los enfermos sólo por razones económicas, mientras los corruptos de este país se llenan los bolsillos. Al sistema no le importa que los enfermos de hepatitis C se encierren durante días en el Hospital 12 de Octubre de Madrid para protestar porque no haya Sovaldi para todos. Actualmente, lo que más importa al PP es ganar las próximas elecciones, poniendo en marcha una campaña de “desinformación” para hacer creer a la gente que España va bien.

 

Otro gran problema por el que España no va bien sigue siendo el del paro, que en noviembre alcanzó 4.512.116 y que, según El Economista, representa un 34,2 por ciento. Sin embargo, aquí tendríamos que señalar un gesto caritativo del gobierno al acordar con las fuerzas sociales el pago de 426 euros mensuales a los parados de larga duración. De todas maneras, esto sólo significará pan para hoy y hambre para mañana. Pero la realidad de la situación de muchos trabajadores españoles es aún más miserable, si tenemos en cuenta que incluso trabajando no pueden disfrutar de una vida digna, es decir, son trabajadores pobres.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que desde 2.008  más de 300.000 jóvenes se han marchado de España en busca de trabajo en el extranjero y que actualmente 6 de cada diez planea emigrar. El paro afecta a más de la mitad de los jóvenes españoles en edad de trabajar. Es una auténtica vergüenza. Por tanto, el señor Mariano Rajoy debería dejar de contarnos milongas imitando a su amigo Aznar.

 

Finalmente, mencionar otro problema sangrante: la corrupción. Evidentemente es dificilísimo encontrar asalariados corruptos, por lo que la corrupción en este país está estrechamente relacionada con la ambición del enriquecimiento a toda costa, lo cual tiene que ver sobre todo con las clases políticas, burguesas y empresariales, alcanzando incluso nada menos que a la familia de la jefatura del Estado. Tampoco, desgraciadamente, se libran responsables de los sindicatos.

Con el dinero que nos han estado robando durante “nuestra” crisis –pues “ellos” nunca la han tenido- se podría restaurar el país de pies a cabeza y entonces afirmar de verdad que España va bien. Pero soñar no cuesta dinero, y sería bonito soñar con un sistema de real de justicia rápida para quienes están asesinando el país, en lugar de dejar pasar el tiempo sin hacer nada.    

Sergio Reinaldo (26-12-14)

E D I T O R I A L

 

Lo que el viento se llevó

 

Bastó poco más de un mes –el tiempo que yo estuve impedido de escribir- para que algunos acontecimientos importantes hayan pasado a la historia para nunca más volver.

 

El día 9 de noviembre se presentó al fin a los ciudadanos de Catalunya un simulacro de referéndum para la autodeterminación e independencia, el cual votaron aproximadamente 2 millones de personas.  Basándose en este resultado, Artur Mas, presidente de la Generalitat, advierte al gobierno central que la próxima vez la cosa irá en serio. A fecha de hoy –28 de noviembre- siguen inmersos en una serie de posibles acuerdos para convocar unas elecciones plebiscitarias con lista única, que si las ganan llevarían a una declaración unilateral de independencia de Catalunya.

 

Nadie oculta que el desafío del gobierno de la Generalitat al resto del estado, está provocando incluso que los inversores extranjeros dejen de invertir en Catalunya. Parece que los graves problemas que existen aquí, como el paro, la educación,  la corrupción, la sanidad, la miseria, etc., no hacen reflexionar y entrar en razón al presidente y a su gobierno de seguidores, azuzados a su vez por Oriol Junqueras, que siempre les ha instado a declarar “ya” la independencia, en la quimérica creencia de que todos los problemas de Catalunya son por culpa de España.

 

Afortunadamente, muchos de los conceptos defendidos hoy –como son la imposible independencia de Catalunya- el día de mañana pueden ser humo, pues para defender ideas duraderas hay que tener una base muy sólida. No obstante, parece ser que estamos en una democracia, aunque sea falsa, razón por la cual tienen todo el derecho del mundo a seguir hablando de autodeterminación, independencia, estat catalá, etc., pero esperemos a que pase el tiempo para ver donde quedará todo eso, pues el paso del tiempo pone las cosas en su sitio.

 

Mientras tanto, nosotros preferimos seguir hablando de fraternidad entre todos los pueblos, sin importar el lugar de su residencia; preferimos seguir hablando de eliminar muros y fronteras y solucionar los problemas reales de la gente, en lugar de perseguir quimeras.

 

Cambiando de asunto, el día 20 de noviembre –el mismo día que murió el Caudillo don Francisco Franco, de amargo recuerdo para casi todos los españoles- muere también doña Cayetana, la Duquesa de Alba, una persona mítica, cuya fortuna ni siquiera se conoce bien, pero que se cree alrededor de unos 3.500 millones de euros repartidos entre fincas y palacios. En realidad forma parte de los muchos tesoros artísticos que siempre ha tenido la alta aristocracia española y que nada tienen que ver con la miseria de los trabajadores. Para éstos siempre será recordada por haberse negado a ceder una de sus fincas a los campesinos andaluces, a pesar de haber recibido una subvención de la UE. Por su parte, la Junta de Andalucía le expropió una de sus fincas. Tampoco creemos que fuera una defensora de los animales, pues en sus fincas se sigue practicando la aberrante práctica de la caza. La Duquesa de Alba, en nuestra opinión, no ha pertenecido nunca al mundo de los trabajadores, sino que ha pertenecido a la casta de quienes han vivido siempre con una venda en los ojos: los nobles y aristócratas. Quizá algún día soplen nuevos vientos en España para que fundemos una nueva sociedad más igualitaria, con trabajo y justicia para todos.       

 

Sergio Reinaldo, 28-11-14

 

 

 

 

 

 

 

 

E D I T O R I A L

CUMBRE DEL CLIMA

Aunque algunos no quieran reconocerlo, el futuro de nuestro planeta Tierra está en manos del hombre, y hace ya demasiado tiempo que éste se siente inquieto por lo que está pasando: demasiadas pérdidas de vidas humanas por catástrofes medioambientales, de biodiversidad (extinción de especies), aumento de enfermedades relacionadas con el medio ambiente, incluido el cáncer, etc.

 

Hasta ahora han sido muchas las ocasiones en que nuestros líderes han podido debatir sobre el problema fundamental causante del inexorable deterioro de nuestro planeta, el cambio climático producido por el calentamiento global. Pero el 22 y 23 de septiembre de 2.014 quizá quede en la historia como un gran paso en la concienciación de la gente sobre la urgencia de tomar medidas ya para detener la locura de nuestra propia extinción en un futuro no muy lejano.

 

Ahora bien, una cosa es debatir y otra muy distinta tomar medidas efectivas. Como en tantas ocasiones, el día 22 quedó patente en Nueva York, con la manifestación más grande llevada a cabo para reclamar a los gobernantes un cambio claro en las políticas de protección del medio ambiente, que es necesario urgentemente poner en práctica lo que sobre el papel se había acordado ya en otras ocasiones, a saber, que los países industrializados deben aportar 100.000 millones de dólares a los países en vías de desarrollo para ayudarles a paliar los problemas causados por el cambio climático, además de reconvertir aquellas industrias contaminantes. Al mismo tiempo, los países desarrollados deben empezar ya un modo de vida sostenible, no dañino con el medio ambiente. Las industrias automovilísticas deben empezar de verdad a sustituir el petróleo por otros combustibles. Al propio tiempo, las industrias madereras deben ser controladas eficazmente, sobre todo en los grandes pulmones de la tierra, como el de la Amazonía, con el fin de poner fin a una devastación insoportable. En suma, es necesario poner freno a un modo de vida insostenible, basado en la avaricia e insolidaridad entre los pueblos.

 

El día 23 y durante 12 horas, 120 líderes de todo el mundo hablarán de tomar medidas para frenar el cambio climático. Pero en la conferencia faltarán, como siempre, los representantes de los países que más contaminan el planeta, como Estados Unidos, Rusia, China, Canadá..., lo cual demuestra una vez más que no hay voluntad real de cambiar el destino del mundo. Se habrá perdido, a pesar de un intento más, otra ocasión de poner fin a algo que debería preocupar a todos los habitantes de la Tierra: la irremisible muerte de ésta.

 

Quizá tengamos que admitir que el hombre es incapaz de hacer frente a su propio destino, que llevamos demasiado tiempo habitando la Tierra, que la codicia por esquilmar nuestra propia casa no conoce límites y que ha llegado el momento de desaparecer. Y como dato curioso, habremos conseguido ser los únicos seres de la creación causantes de su propia extinción, y con ella también la del resto de los animales. Pero también puede ocurrir el milagro de revertir la situación, aunque me pregunto cuántas cumbres y conferencias sobre el cambio climático serán necesarias.

 

(Sergio Reinaldo)        

E D I T O R I A L

UN MUNDO CRUEL: El legado del hombre 

 

 

A pesar de todos los avances que el hombre haya hecho a través de la historia en el terreno cultural, científico, artístico, económico, sociológico, etc., desgraciadamente tenemos que seguir reconociendo hoy que éste sigue siendo un mundo cruel, tan cruel o más que en las épocas más crueles de la historia de la humanidad.

Cierto, los cristianos ya no son arrojados a los leones del circo romano, pero en muchos casos se les asesina salvajemente por parte de otros fanáticos religiosos. Las creencias religiosas, cuando se radicalizan, están en el origen de los asesinatos en masa que se cometen en muchos países. Si a ello se añaden las reivindicaciones territoriales históricas, como en el caso de Palestina, el resultado es el que estamos viendo estos días, con imágenes de masacres de mujeres y niños por parte del ejército israelí en Gaza, que hieren la sensibilidad de cualquier persona normal. He aquí uno de tantos  errores  históricos de consecuencias incalculables para la humanidad, pues lo que no se puede es obligar a vivir juntas dos comunidades que se odian a muerte desde hace siglos y que nada tienen en común. Cuando en 1.948 los ingleses, con la ayuda de sus amigos los norteamericanos, crearon el estado de Israel en Palestina, por qué en lugar de crearlo allí, no lo hicieron en el condado de Kent –Inglaterra- u en otro lugar, excepto entre la comunidad árabe.

 

Lo anterior es sólo un ejemplo de que ni siquiera las democracias occidentales han sabido eliminar las barreras de odio que ellas mismas han creado entre las comunidades. Y para defender no se sabe bien qué valores, las naciones más poderosas y sus aliadas –como Israel- cuentan con los mejores ejércitos del mundo para masacrar mujeres y niños en su mayor parte. Se ha pasado de tener un ejército defensivo a tener uno que pasa a la ofensiva en muchas partes del mundo en nombre de la libertad y la democracia, cuando en realidad muestra la peor cara del antiguo ejército del Imperio Romano. El resultado: guerras y más guerras en todas partes.

 

Se dice que el hombre debería aprender de su historia, pero está claro que no es así. El siglo XX fue uno de los más crueles para la humanidad en cuanto al número de víctimas ocasionadas por las guerras. La lección no parece haber servido de mucho, pues en la actualidad hay al menos 50 guerras que se cobran la vida de incontables inocentes. La mayoría de estas guerras son hegemónicas por intereses económicos o de carácter fanático-religioso. Han desaparecido las guerras por “honor” entre caballeros. En realidad, hoy en día se lucha de la manera más cobarde y mecanizada, sin apenas ver la cara del enemigo.

 

Cuando pienso en todas las oportunidades que el mundo podría perder para ser un mundo feliz, en que nada justifica los asesinatos en masa, la hegemonía económica de unos individuos sobre otros, el racismo, la intolerancia, la desigualdad o la esclavitud, que el Sol sale para todos igual cada mañana; cuando pienso que hoy en día tenemos recursos para eliminar la pobreza de la faz de la Tierra y no los ponemos en práctica; cuando pienso que todos deberíamos ser iguales en un gobierno universal sin diferencias, sin nacionalismos fanáticos; cuando pienso, en suma, que debería ser posible la paz para todos los pueblos, me encuentro en su lugar con lo que todos vemos simplemente como espectadores pasivos: un mundo infernal, en el que el noventa por ciento de las noticias son noticias de muerte, de confrontaciones económicas, de guerras, de miserias. Tal vez tengamos que admitir nuestra condición de ser los reyes del universo con todas sus consecuencias, y quizás seamos los únicos seres del universo capaces de distinguir el bien del mal, aunque en muchas ocasiones esto haya sido puesto en duda con nuestras actuaciones.       

 

(Sergio Reinaldo)